ExpoCritica

En la sala La Fragua de la Tabacalera, se muestra hasta el 24 de noviembre la exposición de la artista peruana Grimanesa Amorós FORTUNA.

 

Es la primera vez que esta artista expone en Madrid. Fue con motivo de una visita suya a la ciudad cuando decidió exponer en la Tabacalera. Y por supuesto desde el Ayuntamiento de Madrid estuvieron encantados con su oferta. 

 

Sala La Fragua consta de tres estrechas salas unidas por arcadas, creando un espacio longitudinal que la artista ha aprovechado con su instalación de laberintos de luz. Inspirada en la historia del edificio y su antiguo uso como fábrica de tabacos, toma su nombre de los cigarrillos FORTUNA y de las cajas de embalaje y el papel de filtro que todavía se conservan en él.

 

Para llevar a cabo este trabajo site specific, un laberinto de tubos de luz, Amorós se ayuda de la idea del tabaco como producto socializador, que permite “la fortuna” de compartir una experiencia. El título de la pieza juega precisamente con la idea de que, todas las personas, tienen la misma oportunidad de ganar y alcanzar fortuna.

El laberinto es el símbolo del lazo que une las cosas, aquello que vincula nuestro pasado con nuestro presente, el interior con el exterior del ser humano, lo eterno con lo pasajero. El laberinto es también un instrumento, del que nos valemos para encontrar el camino que conduce a la solución de un problema complicado.

 

La forma de salir del laberinto de la leyenda griega, construido por Dédalo para esconder al Minotauro, era precisamente un ovillo de hilo – el hilo de Ariadna-, que atado a la entrada, se iba deshaciendo, desenrollándose poco a poco, como una guía que permitía encontrar la salida. Y precisamente parecen hilos de luz enrollados –como los filtros de cigarrillos- lo que maneja Grimanesa; un recurso poético que permite a la artista seguir “tejiendo” ese tapiz de formas y signos, que consigue llevarnos a navegar por otros universos.

 

A simple vista, la instalación se ve en un minuto, pero uno debe quedarse contemplando la pieza, con la vista perdida, dejándose llevar para interactuar con la pieza.  Merece la pena acercarse para ver algo diferente, que puede dejarte fri@ o llen@ de pasión.

 

Grimanesa Amorós es una artista interdisciplinaria, con diferentes intereses en campos  como la historia social, la investigación científica y la teoría crítica, que han tenido gran influencia en su trabajo. A menudo utiliza la escultura, el video, la iluminación y el sonido, para crear trabajos que aclaran nuestras nociones de identidad personal y de comunidad.

 

Esta artista, siempre está buscando el momento en que la luz está en sus formas cambiantes (la luz es uno de los materiales primarios porque crea presencia sin “fisicalidad”) haciendo que contemplemos y experimentemos una circunstancia ordinaria de manera diferente. En muchas ocasiones, puede darse fácilmente por sentado, ya que mucho de lo que los seres humanos perciben, viene de la luz, incluso cuando lo que es aparente puede ser misterioso. Amorós usa su arte como agente de “empoderamiento” para involucrar a los observadores de diferentes procedencias y comunidades.

 


Esta artista está representada en España por la galería madrileña ARANAPOVEDA (C/ Lope de Vega, 22. 28014 Madrid). Su obra ha recorrido museos y espacios públicos de Estados Unidos, Europa, Asia y Latino América, desde China a Israel, pasando por México o Venecia.

 

Read the article on ExpoCritica website: click aquí.
Descarga el artículo.

Marque el enlace permanente .
Spanish